Análisis del Auge de la comunicación Corporativa

Para poder desarrollar las ideas fundamentales captadas en el libro ”El auge de la Comunicación Corporativa” es importante resaltar que la comunicación es el eje central del ser humano, pues desde que nacemos se demuestra a través del llanto de un bebé, los movimientos,  las sonrisas, la señal que transmite sus ojos a sus padres, todo se entiende como comunicación. Por lo tanto se puede decir que la comunicación es el proceso vital del mundo y de nuestras vidas.

Debido a los cambios constantes de nuestros días, podemos decir que en el ámbito empresarial se está despertando esa importancia de la comunicación en las organizaciones, lo están empezando a ver como una herramienta de trabajo para sus empleados, para su público y para el mismo desarrollo de todas las actividades en la organización. Se está manejando la comunicación con la gestión humana de la empresa, siendo este  uno de los departamentos claves a nivel de informar todos los procesos internos, de enseñar e implantar la filosofía, sus valores, los objetivos que tiene la empresa y cultura organizacional en sus empleados. De esta manera se realiza  una conexión entre el empleado y la empresa, así crear la identidad corporativa  y sentido de pertenencia.

También es importante resaltar que gracias a esas estrategias comunicacionales creadas para las organizaciones se ha demostrado mayor rentabilidad, posicionamiento de marca y de mercado, esto a levantado el interés en las empresas de contar con un departamento de comunicaciones que se encargue de la dirección general de su marca, líneas de productos y servicios como lo plantea Benito Castro en su libro.

Podemos decir que anteriormente, sólo se pensaba que las comunicaciones en las empresas eran las relaciones públicas que se hacían en los eventos, en lanzamientos, pautas de prensa y se olvidaban completamente de esas estrategias que garantizarían el sustento de la organización. Con el tiempo y la nueva era de la tecnología, este concepto ha variado desde muchos puntos de vistas, y se han utilizado esos elementos, como herramientas para logra el objetivo de la comunicación corporativa.

La comunicación Corporativa engloba todo dentro de una organización, es una comunicación integral en la gerencia de la organización, plantea la homogeneidad, el trabajo en equipo, los objetivos comunes de la organización y de los mismos empleados y todo esto se hace posible por las comunicaciones internas y las comunicaciones externas. Estoy totalmente de acuerdo con el autor cuando menciona que el desarrollo de la cultura corporativa, definiendo y aclarando la filosofía y los procesos de información, hace de la comunicación interna una herramienta fundamental e indispensable para la organización. Asimismo apoyándose en marketing, estudio del mercado, generando una serie de resultados que indique la imagen corporativa y la percepción del público llevando a cabo la comunicación externa.

Tomando en cuenta lo leído, puedo manifestar que la comunicación corporativa va gestionando la construcción de una buena imagen con relación aquellas personas, instituciones, grupos sociales, que de alguna u otra forma son importante para la empresa, para sus líneas de productos, servicios o líderes de la organización. Para poder lograr esta meta es fundamental desarrollar estrategias que envuelvan muchas perspectivas, plazos, a través de diferentes  soportes. La comunicación corporativa es un instrumento único y se puede decir que muy poderoso, tiene relaciones con prensa y además, al manejar información se tiene en las manos poder. Esta combinación puede ser atractiva pero al mismo tiempo muy conflictiva pues, consideran que las comunicaciones internas y externas se basan en las relaciones con la prensa y el dominio de la información simplemente.

En muchas ocasiones la comunicación corporativa se ha visto involucrada con el manejo de crisis en las organizaciones, bien es el caso que en muchas empresas no saben llevar un conflicto público, en este caso el Departamento de comunicaciones debe tener el escenario evaluado y de esta manera proceder con las estrategias necesarias. Por eso quienes trabajamos en el manejo de información y elaboración de mensajes, debemos tener en cuenta que la calidad de los contenidos, tiene una alta incidencia en la formación de pensamiento colectivo; es decir, comunicadores, periodistas y publicistas somos moldeadores de opinión.

En la actualidad, por tantos cambios en las organizaciones y la oportunidad de comunicarlas tiene un nivel de responsabilidad social muy grande con las comunidades que las acogen, especialmente porque algunos de los “grupos objetivos” a los cuales apunta su trabajo, y que deben convertirse en consumidores de su producto o servicio estrella, ni siquiera tienen sus necesidades básicas resueltas, es por esto que el proceso de creación se convierte en un importante espacio para el trabajo interdisciplinario en el que participan profesionales de distintas áreas de especialización lo que muchas veces permite contar con un mensaje atractivo y original de alto impacto comunicacional y social.

Ya entendiendo que se considera la marca como el mayor capital de una organización, empresa, personalidad, sistema, producto, servicio o proyecto; que ese capital se basa en percepciones, que las percepciones son frágiles, que los medios manejan muchas veces esas percepciones a nivel masivo y que la opinión pública suele responder a esos mismos intereses de los medios, podemos decir que hay muchas características comunes de una crisis, en pro de identificar las gestiones propicias para limitar sus efectos negativos y su impacto en el sistema de referencia

.

Quienes están un poco más inmersos en los avances tecnológicos y la evolución de Internet (aún sin estar dentro de este negocio) posiblemente hayan observado que las webs tradicionales que se encontraban hace algunos años han dejado de cumplir su papel de educadores dentro de esta comunicación, y han dejado paso a otras web que permiten cierta interacción con los usuarios (o clientes) así como lo expone Castro. Se ha impulsado la aparición de diversos tipos de negocios en las redes sociales. Estas redes ofrecen una buena base para establecer una relación de ida y vuelta entre los clientes o el público en general. Anteriormente, las empresas a través de sus canales de promoción tradicionales informaba a sus clientes o prospectos sobre la existencia de una web propia con el fin de generar una comunicación con su público, con la aparición de las redes sociales se ha revertido la importancia de estos canales, ya que todo pasa por la web de la empresa o a través de su red social, y es a partir de este momento donde se trata de canalizar la necesidad del público.

Hoy en día la comunicación se ha convertido en una herramienta estratégica dentro de toda empresa que quiera estar bien posicionada en el mercado. Esto no quiere decir que la comunicación sea la clave del éxito, pero sí que forma parte de el, y de hecho a través de ella acercar al mercado la imagen que queremos que se tenga de la empresa, lo que va a permitir posicionarnos de manera más competitiva.

Evidentemente, la realidad demuestra que posicionar una empresa, una organización o producto,  requiere de un análisis previo del mercado para conocer qué es lo que demandan los consumidores, seguido del lanzamiento del producto o servicio que mejor satisfaga sus necesidades a través de los canales de distribución más rentables y, por último, su comercialización. Hasta aquí, nada que no lleven a cabo todas las empresas. Por tanto, lo que nos va a dar la posibilidad de diferenciarnos del resto va a ser la comunicación entendida en su sentido más global, pues nos va aportar un valor añadido permitiendo crear en el consumidor la necesidad de adquirir nuestro producto y hacer que el cliente se incline por el nuestro producto o empresa que al de la competencia.

La percepción que tenemos de cada marca, percepción que se traduce en imágenes almacenadas en la memoria, y que tienen su origen en las distintas estrategias de comunicación lanzadas por la compañía en los diferentes soportes.

Es importante tener presente que la comunicación no debe estar al margen de las características y objetivos que definen a la empresa, sino más bien todo lo contrario: la comunicación corporativa debe ser un reflejo de la estrategia empresarial. Resulta obvia, por tanto, la importancia de una buena estrategia de comunicación y la elección de un buen mensaje para que ésta sea efectiva.

 

Posted on diciembre 14, 2016 in Uncategorized

Share the Story

About the Author

Back to Top